Técnica de Líquidos Penetrantes: Fundamento


Liquidos Penetrantes

La Inspección con Líquidos Penetrantes es uno de los más viejos y más usados métodos de Ensayo No Destructivo. Adecuadamente aplicados, tienen una excelente sensibilidad, según algunas referencias, las discontinuidades detectables están en el orden de los micrones.

 

Este método usa productos químicos que pueden degradarse o contaminarse, por lo tanto es de vital importancia la intervención de operadores entrenados y calificados, que respeten sin omisiones las recomendaciones de los fabricantes de materiales penetrantes, así como los límites establecidos por las normas, sobre los rangos de las variables relacionadas con las diferentes etapas del proceso.

El principio básico del método es muy sencillo. Previamente, la superficie de la pieza a inspeccionar, debe limpiarse de cualquier contaminación, grasa o suciedad en general. Se aplica después un producto coloreado, conocido como Líquido penetrante y si existe alguna grieta o discontinuidad abierta a la superficie, el penetrante se introduce en ella por efecto de la capilaridad, la presencia de fuerzas de cohesión y fuerzas de adherencia que conforman el sistema,.

El exceso de penetrante se elimina de la pieza para dejar la superficie limpia sin líquido sobre la misma, excepto el penetrante introducido ya dentro de la discontinuidad. Se aplica a continuación un polvo muy fino de alto poder cubriente de un producto altamente absorbente, conocido como revelador, que tiene al efecto del papel secante y que hará que el penetrante salga de la grieta, haciéndose ésta visible y, por lo tanto, permitiendo su localización y tamaño aproximado.

Las principales ventajas de la inspección por líquidos penetrantes, sobre otros métodos de detección de grietas son:

  • Puede realizarse sobre materiales ferrosos  y no ferrosos.
  • No importa la forma y tamaño de la pieza a inspeccionar.
  • Muy buena relación costo/eficacia.
  • El procedimiento es sencillo y aplicación no plantea problemas.

Existen dos tipos básicos de penetrantes:

  • Rojos (también llamados coloreados)
  • Fluorescentes

Las indicaciones con penetrantes rojos, se examinan con luz blanca o artificial, mientras que las de los penetrantes fluorescentes precisan la utilización de luz negra.

Existen dos tipos básicos de penetrantes que pueden dividirse a su vez en dos categorías:

  • Lavables con agua: Contienen tensioactivos para permitir el uso de agua en la limpieza del penetrante.
  • Post-emulsificables: Requieren la aplicación de un emulsificador independiente, previo a la limpieza con agua.

Los factores a tener en cuenta, para la selección del proceso, incluyen:

  • Grado de sensibilidad requerida.
  • Superficie a inspeccionar.
  • Requerimientos determinados por una especificación, norma o Código de aplicación.